Kokonati Kapisino

Home  >>  Kokonati Kapisino

Coctel Frappé de Café y Coco

Ingredientes:

  • 125 ml de Café (1 cucharada colmada disuelta en 125 ml de agua)
  • 1 Onza de Crema de Leche
  • 3 Onzas de Ron Añejo
  • 1 lata de 250 g de Crema de Coco Dromedario
  • Hielo al gusto

Preparación:

Se agregan todos los ingredientes y se licua hasta conseguir una textura de granizado.

Se sirve y a disfrutar!

Se puede adornar con crema Chantilly, chocolate para decoraciones, barquillos, y chispas o grageas de Chocolate (Opcional).

Rinde 5 vasos (Aproximadamente).

 

KOKONATI KAPISINO HISTORIA:

Kokonati Kapisino es un coctel granizado de café y coco con la mejor combinación de sabores e ingredientes que hacen de este una bebida exquisita, exótica y única.
Su nombre es originario del Amhárico un idioma descendiente de la extinta lengua antigua Ge’ez, una lengua semítica sudoccidental. Su traducción sería al español, como: Capuchino de Coco, sin embargo, esto va más allá de un nombre; el amhárico es una lengua africana, más específicamente de Etiopía, y es Etiopía precisamente uno de los países más productores de café del mundo, está en el séptimo lugar a nivel mundial.

El café es originario de África donde se conoció por primera vez el cafeco, que es el arbusto que da el grano de café, específicamente de la provincia de Kaffa en las tierras altas de Abisinia, actual Etiopía, el café etíope es probablemente el mejor café que se pueda servir en una mesa. Por otro lado, muy cerca de allí en Somalia, se cultiva el coco, un país del Este Africano que pertenece a la llamada África Ecuatorial, nombrada así por su ubicación geográfica en la línea del Ecuador y caracterizado por tener costas sobre el Océano Índico. Los países que conforman África Ecuatorial fueron en un tiempo grande productores de coco, lo cual fue disminuyendo a medida que la misma población fue deforestando y sumando otras prácticas de agricultura y urbanización.

Hacia 1936 Etiopia un país que siempre ha sido independiente fue tomado durante este tiempo como parte del Imperio Italiano, en la llamada “África Oriental Italiana” hasta su disolución en 1941.

Él África Oriental Italiana estaba conformada por los territorios de la actual Etiopía, Eritrea y la mayor parte de Somalia, con excepción de la actual república de Somaliliandia (Hasta 1940 cuando fue tomada también por el imperio italiano). Este fue un periodo en el que Italia aspiraba a integrar su cultura a las regiones africanas. Empezó con el envío de más de 3000 campesinos italianos y más de 80.000 colonos, los cuales llevaron no sólo la cultura italiana, sino nuevas formas de combinar alimentos y bebidas. Fue en este tiempo cuando se combinó la calidad del café etíope con el sabor de los cocos de las selvas costeras africanas del océano Índico y por supuesto las costumbres europeas arraigadas por los italianos colonizadores en estas tierras, para crear un producto que a través del tiempo se convertiría en un referente para compartir en las tribús, familias y con amigos, no solo de estos países sino en el mundo entero. La combinación del Café y del Coco dio por resultado lo que en idioma amhárico se conoce como “Kokonati Capisino”, Un capuchino de coco que dio a conocer lo mejor de dos productos naturales en una cremosa composición.

Con el desarrollo de la segunda Guerra mundial, llegó el fin del África Oriental Italiana con la victoria de los aliados, los que a su vez también se llevaron de regreso a casa muchas costumbres adquiridas de lugares en los que batallaron; entre ellas esta mezcla de Coco y Capuchino, que no sólo siguió la tradición en Europa, sino que trascendió a América, donde las grandes industrias del café crearon sus propios productos basados en esta deliciosa composición. Sin embargo, una bebida con tanto cuerpo y textura, no podría quedarse sólo en la parte norte del continente americano, llegando posteriormente a los países de centro y sur y las islas del caribe. Cada país, cada lugar le ha dado su toque personal. Y es en Colombia, un país productor de Café y Cocos donde se realiza una muy particular combinación. Dromedario una empresa con más de 85 años en el mercado, la cual se fundó mucho antes de darse los inicios de este “capisino”, rescata la formula original, la combinación del café y el coco representado por la Crema de Coco Dromedario; dándole de esta forma un valor agregado al incluirla en la mezcla; le añade ron, crema de leche y lo lleva a un delicioso coctel frappeado, creando un producto muy fresco, tropical y delicioso. Dromedario crea KOKONATI, un coctel que invita a tomarlo, una bebida que enamora por la vista y por el gusto, un coctel que definitivamente vale la pena disfrutar.